jueves, 13 de marzo de 2014

SERIE HUERFANOS DE SAINT JAMES LORRAINE HEAT




RESEÑA: 
Le llaman el conde Diablo, un canalla acusado de asesinato, que creció en las violentas calles de Londres. Una dama decente arriesga mucho más que su reputación cuando se asocia con el diabólicamente apuesto Lucian Langdon, pero lady Catherine Mabry cree no tener otra opción. Haría cualquier cosa para proteger a aquellos a quien ama... incluso llegar a un acuerdo con el mismísimo Diablo. 

Lo que Lucian desea por encima de todo es alcanzar la respetabilidad y una esposa, pero la mujer elegida carece de las gracias sociales para ser aceptada por la aristocracia. Catherine puede ayudarle a conseguir todo lo que quiere. Pero lo que le pide a cambio pondrá sus vidas en peligro. Cuando el peligro se acerca, Catherine descubre a un hombre de inmensa pasión y él descubre a una mujer de inconmensurable coraje. Cuando se revelan los oscuros secretos de su pasado, Lucian comienza a cuestionarse todo aquello que creía cierto, incluyendo los anhelos de su propio corazón. 



CRITICA:

La portada de este libro es bellisima igualmente su historia... lo que me encanto de esta novela es que enlaza  personajes de las siguientes historias dando solo un poco de ellos, provocando el deseo de leer las otras partes de esta serie.



RESEÑA: 
Jack Dodger ha sobrevivido a las calles de Londres para convertirse en el propietario de un exclusivo club para caballeros y en uno de los hombres más acaudalados de Inglaterra. Pero cuando el difunto duque de Lovingdon misteriosamente le nombra tutor de su heredero, un muchacho de cuatro años, Dodger se ve arrastrado hacia Olivia, la madre del joven, que desea deshacerse de Jack lo antes posible. Pero éste no tarda en descubrir un amor que no conoce límites cuando acaba enamorándose de Olivia y se da cuenta de que renunciaría a todo lo que posee por hacerla feliz.






RESEÑA:

Frannie Darling fue una vez una niña de las calles más peligrosas de Londres, rodeada por carteristas, ladrones y gente de peor calaña. Pero aunque sobrevivió a esta dura crianza para convertirse en una mujer de belleza incomparable, Frannie no quiere saber nada de los hombres que la desean, los granujas que frecuentan las salas de juegos donde trabaja. Ella puede cuidar de sí misma y se siente perfectamente segura por su cuenta. Segura, eso es, hasta que él irrumpe en su mundo y, una vez más, lo convierte en un lugar muy peligroso.